Las razones en favor de una educación superior pública

December 14, 2009 | En Español

En estos tiempos de turbulencia económica,  desempleo en su nivel más alto y estudiantes que ingresan en oleadas a las universidades públicas, CUNY se ha asociado con The New York Times Knowledge Network (Red de Conocimientos del New York Times) para resaltar la historia, el alcance y la diversidad de la educación superior pública en todo el país.

Su instrumento es un calendario del año 2010, un sitio web y un currículo con perspectiva y participación nacional. Titulado Investment in Futures: Public Higher Education in America (“Inversión a Futuro: educación superior pública en Estados Unidos”), se presenta oficialmente este otoño.

“La disponibilidad de educación superior pública de alta calidad y bajo costo es una de las más grandes ventajas de nuestro país y demuestra el gran valor que los estadounidenses siempre han tenido en la enseñanza avanzada”, dijo el canciller Matthew Goldstein. “El calendario explica cómo, a lo largo del tiempo, las universidades públicas se han convertido en centros de pensamiento intelectual y diálogo profundo, investigación científica innovadora, y expresión artística, al tiempo que acoge a un amplio espectro de estudiantes y sirve de agente de desarrollo económico local y nacional”.

“Este sitio vital ofrecerá a educadores y estudiantes la información que necesitan para alcanzar sus metas”, dijo Yasmin Namini, vicepresidente de mercadeo y circulación de The New York Times. “El Times está muy contento de formar parte de ese equipo”.

Otros patrocinadores incluyen TIAA CREF y JP Morgan Chase.

Estos son tiempos difíciles para la educación superior pública. La Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales dijo en julio pasado que los estados probablemente reducirán el gasto en educación superior en un mínimo de $145 billones durante el año fiscal 2010. Las rebajas de ayuda más notables son las de California, con  un 17 por ciento menos que el año pasado. Florida redujo la ayuda en un 15 por ciento. Michigan eliminó un programa de $140 millones que concedía a estudiantes hasta $4,000 durante sus primeros dos años de educación superior, al igual que $60 millones en becas.

Pero la enseñanza superior tiene prominentes defensores. El presidente Obama propuso inyectar $12 billones a las universidades comunitarias en la próxima década con la esperanza de incrementar en 5 millones el número de recipientes de grados asociados para 2020. “Se calcula que la tasa de aumento de los empleos que requieren al menos un grado asociado será el doble  que los que no requieren experiencia universitaria”, dijo Obama el verano pasado. “No vamos a llenar esas vacantes o conservarlas en nuestras fronteras sin el entrenamiento que ofrecen las universidades comunitarias”.

Otros países también sobrepasan a Estados Unidos en el entrenamiento de matemáticos, científicos e ingenieros. El gobierno deberá intensificar su apoyo para que un mayor número de estudiantes logre conseguir maestrías y doctorados en esos campos.

El proyecto de CUNY para el calendario sirvió de instrumento para que los colegios y universidades públicas del país se dieran a conocer  a través de las relaciones públicas y de su misión fundamental, que es la educación.

Más de 200 personas de 108 colegios y universidades contribuyeron al calendario con sus opiniones, documentos, fotos e historia.

“Fuimos a cada Estado y generamos un diálogo entre defensores de la educación pública superior que no necesariamente habían hablado antes entre sí”, dijo Jay Hershenson, vice canciller de relaciones universitarias de CUNY y secretario del Consejo Administrativo. “Mientras desarrollamos el sitio web, y el año entrante, un currículo para cursos de escuela secundaria y universitarios, estamos incorporando a profesores de todo el país. Algunos de ellos han visto ya que los desafíos y éxitos de sus instituciones públicas no son únicos y que no están solos”.

Las dos personas más involucradas en este proyecto citaron el mismo ejemplo para probar este punto de vista.

Richard Lieberman, director de los Archivos LaGuardia y Wagner de LaGuardia Community College que encabezó el proyecto del calendario por CUNY, dijo que como representante de una universidad comunitaria tuvo problemas en acceder a personas que podían ayudar en otras escuelas distantes, como la Universidad del Este de Kentucky. “Pero cuando Craig Dunn de The New York Times envía un email a ese presidente, las puertas se abren”.

Dunn, el gerente de asociaciones corporativas para la educación del Times, quien también se refirió a la Universidad del Este de Kentucky, recuerda la conversación que él y Lieberman tuvieron con Doug Whitlock, presidente de la universidad, quien “dijo que el 39 por ciento de sus estudiantes son la primera generación de universitarios de las montañas de Kentucky. Y Richard dijo que un 39 por ciento de los estudiantes de CUNY son probablemente la primera generación de la comunidad inmigrante, lo que cambió su paradigma. ¿Es 39 por ciento el promedio nacional? Esto genera una discusión diferente porque se tiende a pensar que lo único que se conoce está en tu propio patio”.

Lieberman describió la carrera de seis meses para armar el calendario con la ayuda de colegas como Steven A. Levine, Stephen Weinstein y Tara Jean Hickman. Los archivos de fotos del Times también contribuyeron con imágenes, documentos históricos y material de la época. Varias fundaciones dieron apoyo con sus propios archivos, incluyendo la Fundación Rockefeller y la Fundación Kellogg, conectada principalmente con universidades indígenas y comunitarias.

El calendario es la prioridad, pero los esfuerzos del equipo se trasladaron al internet. Un sitio web básico con el calendario “y 90 por ciento de todo lo que encontramos que no se pudo incluir en el calendario”, dijo Lieberman, se presentará por etapas en los próximos meses. El currículo está en proceso de desarrollo, añadió, y en cuanto se publique en línea, probablemente a partir de enero o febrero, los profesores de todo el país podrán comentar y agregar material.

“Éste es un currículo no impreso y diseñado para mostrar a los profesores cómo integrar nuestra investigación sobre la historia de la educación superior pública en cursos como historia de los Estados Unidos, asuntos urbanos, sociología, arte y más”, dijo Lieberman. “Será un sitio web dinámico con la integración de todos los profesores que podamos. Lo más importante que tenemos ahora es la red, que incluye sociedades históricas, bibliotecas estatales y asociaciones y fundaciones nacionales”.

#