El canciller Goldstein insta a que se apruebe la Ley DREAM

November 15, 2010 | En Español

“El Congreso debe actuar ahora para ayudar a los estudiantes indocumentados”, anota el canciller Goldstein en una carta a los senadores Schumer y Gillibrand. “El presidente Obama y nuestros líderes hispanos en el Congreso abogan por la aprobación de la Ley  SUEÑOS (Dream Act). Les recomiendo encarecidamente que se unan a ellos”.

La Ley SUEÑOS —Dream Act — es una sigla que en inglés significa Development, Relief and Education of Alien Minors — y se traduce como Ley para el Desarrollo, Alivio y Educación de Menores Extranjeros.

Estimados Senadores Schumer y Gillibrand:

Conocedor de su fuerte compromiso con la reforma a la inmigración y con los principios de la Ley SUEÑOS, les escribo para solicitar su apoyo a la iniciativa del líder de la mayoría Harry Reid de promover el pasaje del proyecto para su aprobación. En mi calidad de canciller de la universidad urbana pública más grande del país, la Universidad de la Ciudad de Nueva York, creo que debemos actuar decisivamente para permitir que inteligentes alumnos y becarios salgan de las sombras y contribuyan al avance de nuestro país, especialmente en estos momentos en que se intensifica la competencia global.

Desde el año 2002, me he manifestado públicamente en apoyo de dos cláusulas clave: (1) conceder residencia permanente a miles de jóvenes indocumentados que han demostrado tanto buen carácter moral como su compromiso de vivir, estudiar y contribuir con sus comunidades, y (2) revertir la ley de 1996 que pone trabas a que los estados ofrezcan tasas de inscripción estatales a los estudiantes indocumentados. Como anoté en mi más reciente carta a nuestro liderazgo legislativo en 2007:

Nuestra experiencia en la Universidad de la Ciudad de Nueva York nos enseña que nuestros alumnos indocumentados se hallan entre los de mayor potencial para asumir papeles de liderazgo en sectores  académicos, de servicio público, y liderazgo económico. Entre ellos hay estudiantes en listas de honor, presidentes de clase, atletas estrella, artistas de talento, y alumnos que aspiran a ser maestros, doctores, científicos, poetas y soldados de Estados Unidos. Con el aumento en la demanda de trabajadores de talento entrenados en las universidades, necesitamos que estos estudiantes participen plenamente en nuestra sociedad.

Esta declaración sigue vigente. Desafortunadamente, las leyes de inmigración actuales hacen imposible que muchos de nuestros prometedores líderes futuros obtengan estatus legal. Aunque sigo convencido de que nuestro país necesita una reforma comprensiva de nuestras leyes y políticas de inmigración, un primer paso importante es la legalización de jóvenes indocumentados.

En nombre de muchos alumnos que no se beneficiarán del componente de legalización de la Ley DREAM, insto al Congreso a eliminar las restricciones existentes para que las universidades públicas puedan ofrecer tarifas de inscripción de residentes a los estudiantes indocumentados. Aunque la ley del estado de Nueva York le permite a CUNY ofrecer su tarifa de inscripción más baja en circunstancias limitadas, muchos otros deben actualmente pagar la tarifa más costosa para alumnos que residen fuera del estado, y se ven obligados a abandonar la universidad.

El Congreso debe actuar ahora para ayudar a los alumnos indocumentados que lo merecen. El presidente Obama y nuestros líderes hispanos en el Congreso abogan por el pasaje de la Ley DREAM. Les pido encarecidamente que se unan a ellos.

Sinceramente,

Matthew Goldstein