english

Las Comidas

Malieh Nassar, centro, les sirve comida a sus hijos en la cocina de la Mezquita Madre al terminar el día de ayuno en observación de Ramadán, Domingo, 18 de noviembre del 2001, en Cedar Rapids, Iowa.

Camine por la sección internacional de casi cualquier supermercado y verá el impacto que han dejado las olas de inmigrantes en la cocina americana: papayas del Ecuador, pierogi de la Europa del este y tortillas de México, para mencionar unos cuantos. La comida es la expression de una cultura y, como otros aspectos de sus vidas, los inmigrantes adaptaron las comidas de sus tierras de origen a los Estados Unidos, creando una amplia variedad de cocinas que se encuentran en América hoy en día—griega, china, italiana, tailandesa, mexicana y muchas otras.

América ofreció una sorprendente abundancia de comidas a los recién llegados. La  ayoría de los inmigrantes pudieron comprar comidas que no hubieran podido costear en el Viejo mundo. Por ejemplo, en Sicilia, la élite controlaba el acceso a la comida y la alimentación de los campesinos raramente incluía lujos tales como las carnes, el aceite de oliva, la leche y la pasta. Los pobres producían estas comidas, pero casi nunca eran capaces de consumirlas. En los Estados Unidos, los italianos de la clase trabajadora podían permitirse el lujo de obtener el tipo de comestibles que solamente consumía la clase alta en Italia.

Ahmed, un inmigrante egipcio, en su puesto de comida halal en Nueva York. Fue a  casarse a Egipto en septiembre del 2002; no se sabe si pudo regresar a los Estados Unidos.

Para muchos inmigrantes, la comida estaba regulada por leyes religiosas. Para los judíos y musulmanes devotos, las leyes dietéticas kosher y halal tenían el efecto de conferirle poder a los líderes religiosos que regulaban lo que se podia comer. La abundancia de alimentos y la falta de autoridad religiosa comunal llevó a muchos judíos a abandonar una estricta obediencia religiosa en cuanto a las comidas. Muchos descendientes de irlandeses, influidos por los recuerdos de las hambrunas y una alimentación que en gran parte se limitaba a las patatas, expresaban su cultura menos en la comida que en la política, las artes y la iglesia.

Food

La Pizzería y Almacén Lombardi, Nueva York, 1905. Se cree que fue la primera pizzería de los Estados Unidos.

Los inmigrantes suministraron un mercado para las comidas de sus tierras oriundas, que a menudo les daban las primeras oportunidades para crear negocios, restaurantes y tiendas de ultramarinos relacionados con sus comestibles étnicos. Hoy en día, la comida caribeña abunda en Flatbush, Brooklyn, mientras que Jackson Heights en Queens tiene tiendas que sirven las necesidades de los asiáticos del sur, los colombianos y los salvadoreños. Con el paso del tiempo, muchas comidas “étnicas” terminan en restaurantes y supermercados y se vuelven populares con un sector más amplio de la población.