Página Principal

La constitución y el sufragio

Jefferson y la elección de 1800

Las elecciones controversiales
    y el Colegio Electoral

América a mediados del siglo

La Guerra Civil

La Reconstrucción

El sufragio femenino

Las mujeres logran el derecho al voto

Jim Crow

Un nuevo trato para los obreros

La votación en ciudades grandes

Los americanos nativos y los chinos
    obtienen el derecho de votar

Los derechos civiles

La tierra prometida

Los votantes puertorriqueños

Nuevas voces

Los votantes mexico-americanos



7.05 La votación en ciudades grandes

El juez Samuel Seabury interroga a Jimmy Walker, alcalde de Nueva York, en una investigación de corrupción municipal que obligaría a Walker a renunciar. La revelación de corrupción condujo a la elección del reformista Fiorello H. La Guardia y a la derrota de la corrupción institucionalizada Tammany Hall. Alrededor de 1932.

A mediados del siglo IXX, las ciudades americanas crecieron rápidamente, estimuladas por la inmigración y un aumento en la manufactura y el comercio. Los inmigrantes llegaron con muchas necesidades y pocos recursos. Las organizaciones partidistas en estas ciudades en crecimiento conocidas como maquinarias políticas, le ofrecían ayuda a los inmigrantes a cambio de su apoyo político. Los votantes leales y los que trabajaban para el partido podían recibir trabajos, dinero o comida en tiempos difíciles.
Los políticos de las maquinarias controlaban el acceso a trabajos y a contratos públicos por un sistema de manejos ilícitos y corrupción. Las conspiraciones por soborno eran comunes. Los interesados en bienes raíces, los contratistas de obras públicas y los que deseaban ser jueces con frecuencia les pagaban grandes cantidades de dinero a los políticos de las maquinarias para ganar puestos, favores y contratos municipales. En los peores casos, hubo ocasiones en que las maquinarias políticas arreglaron las elecciones, echando papeletas falsas a las urnas o destruyendo las urnas en distritos donde la oposición era fuerte, a pesar de que muy a menudo tenían el apoyo mayoritario sin usar tales métodos.
Los reformistas se oponían a la maquinaria, buscando mejorar los exámenes para los trabajos públicos, un mayor control sobre cómo la ciudad gastaba su dinero y una mayor vigilancia en las urnas el día de las elecciones. Con el tiempo las reformas debilitaron el poder de las maquinarias políticas. Pero los reformistas ganaron las elecciones en muy pocas ocasiones ya que sus propuestas sobre mejores principios no le llamaban tanto la atención a los votantes como beneficios concretos de empleo, ayuda con la policía o dinero. Sólo los reformistas que se caracterizaban por ser diferentes, como Fiorello H. La Guardia de la ciudad de Nueva York, sirvieron más de un término. La Guardia pudo utilizar los proyectos de ayuda y obras públicas del Nuevo Trato (New Deal) entre los años 1930 y 1940 para proveer beneficios para la clase obrera y para los inmigrantes, quienes eran la base de su voto. De hecho, fue el crecimiento de la asistencia pública y los servicios que este proveía lo que debilitó en gran medida las maquinarias políticas en el período después de la Segunda Guerra Mundial.

En 1961 el alcalde Robert F. Wagner, Jr. se separó de Carmine De Sapio, el líder del Tammany Hall, y corrió una campaña contra los jefes. Este cartel muestra cómo la victoria de Wagner vencería al Tammany Hall y a De Sapio. Wagner ganó su reelección fácilmente con una victoria inesperada.

                     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



De interés:


Liderazgo de la Mujer
en la Historia Americana


Momentos importantes
en la historia del voto

Galería de fotos
Escuche / Observe
Opiniones estudiantiles
Info de ciudadanía
Inscríbase para Votar
Links de info al voto
Reconocimientos
Contactos